Todavía no sé qué es peor: que la primera compra de una marca sea el peor de sus productos o el mejor. Las expectativas cuentan mucho y qué decir del marketing. No había oído hablar de la marca Lipstick Queen pero al ver sus precios y que en Sephora situaban sus productos al lado de los de Kat Von D, pensé: ¿similares?

El caso es que, en cuanto a extravagancia podrían ser parecidos, pero de momento no puedo decir nada más a su favor, si la extravagancia es algo positivo, claro.

En Sephora online hice un pedido y vi que estaba rebajado el Vesuvius Liquid en el tono coral. Sinceramente, no sé quien es el culpable de las falsas descripciones pues es un tormento de labial. En la descripción lo comparan con la lava de un volcán, parecido hay, claro que sí. El descontrol con el que sale el producto es un peligro. ¿Nutrir? Vaya, si no nutre un labial más espeso que la manteca… Pero, ¿fijación máxima?

Para que os hagáis una idea, el aplicador es prácticamente el mismo que el del iluminador de Yves Saint Lauren. Menuda comedura de tarro. Estuve a punto de tirar de un pincel, algo que hago a menudo pero pensé: esto es ridículo, ¡el aplicador es un pincel!

Imaginaos la incomodidad, que lo probé estando en el sofá viendo relajadamente una serie. Pues aún así tuve que pasarme un trocito de papel para quitar el exceso y a la hora, todavía transfería.

Está claro que por algo estaba tan barato… Y es ahora cuando volvemos al principio. ¿Es mejor que primero nos decepcione una marca para después siempre ir subiendo las expectativas? Lo que sí sé, es que no tengo en mente comprar nada de la marca por el momento. Puede que haya salido mal una partida pero eso difícilmente podré saberlo ahora.

Si alguna lo prueba y tiene una buena experiencia espero saberlo. No todos los productos se asientan igual en cada tipo de piel.

xoxo

 

 

(Visited 4 times, 1 visits today)
Comparte!
Share